Dice siempre Prada que no inventó nada, pero sí puso en valor aquello que su madre y tantas mujeres hacían y transformaban: cerezas en aguardiente, pimientos asados, peras en vino, castañas, mermelada... Toda una economía de subsistencia, que encerraba y encierra un saber hacer extraordinario, un aprovechamiento de lo que nos da la tierra y por supuesto un disfrute que encierra todo el sabor y todo el saber...

 

En 1972 Prada embota los primeros 3.000 tarros de Cerezas en Aguardiente, a los que pondría un logo y una marca "Prada a Tope"... Y poco a poco vinieron también los pimientos asados, las peras en vino, los higos agridulces..... Todos los productos de nuestra tierra transformados a mano con cariño, sin aditivos que maquillen o alteren la bondad del producto.

  • José Luis Prada

Somos una sociedad de mercaderes y eso no basta para generar empleo

Cada dos por tres, una semana y otra también, oyes que para el año que viene hay atisbos de que todo mejorará, lo dice el ministro de turno, lo dicen las consultorías, lo decía el presidente anterior y lo dice el Gobierno actual. Yo tengo mi teoría desde hace tiempo sobre la marcha de la economía en España y sobre el avance inexorable del paro y el deterioro de la convivencia… Me explico: En la anterior legislatura se gastó a manos llenas, eso lo sabemos todos, ejemplos hay mil…, pero el paro empezó a subir alarmantemente; para frenarlo se inventa el Gobierno hacer muchas obras (las que fuesen) a costa de pedir prestado dinero y empeñar al Estado hasta los ojos… ¿Se arregló el problema?, no, imposible, porque las empresas, muchísimas, ya estaban en la cuerda floja y se fueron haciendo las «obras» sin echar mano de la gente del paro… que, al fin y al cabo, hubiese sido igual, porque el 90% o más de esas obras no eran para crear valor añadido, eran solo para decir que se «hacía algo», «que se buscaba una solución»…

¡Os lo juro!, cuando veía yo aquel despilfarro me encorajinaba… veías la actuación y al lado un gran cartel que en muchos casos valía más del 20% de la obra… Cuando se acabó aquel «festival» de obras para el «crecimiento sostenido» todo siguió igual porque ni un euro se invirtió en crear infraestructuras productivas que generaran puestos de trabajo… Estaba viendo aquello y me hacía cruces… y encima… todo hecho con dinero prestado… ¡increíble!... Con ser esto malo, muy malo, lo más increíble es que estuviese todo el mundo tan ciego para no ver que aquella situación que se creó no era una cosa pasajera.

Desde mi punto de vista, sólo había que mirar a cualquier pequeña empresa, que estando endeudada ya hasta arriba, pide otro crédito, porque los intereses están bajos, para comprar otro coche más representativo y una casa o un piso a pie de playa, para «mantener un status de más nivel», esa actitud conducía y conduce al suicidio. Un ejemplo sencillo como este lo extrapolamos a las más altas instancias del estado y… no hace falta saber mucho para vaticinar el futuro de toda una Nación… Lo increíble es que antes de entrar el nuevo Gobierno nadie y digo nadie se paró a pensar en lo que estaba pasando… ¿Cómo es posible estar tan ciegos para no ver que ese problema era el de toda una nación? Y que no se podía ofrecer, así a la ligera, la solución al paro inmediato, la solución al deterioro de las economías familiares, ni la vuelta inmediata al idílico estado de bienestar. Ese fue el gran error de este Gobierno… Eso, amigo Rajoy, fue un fallo inconmensurable… ya que cuando llegasteis a la «cocina» del Estado visteis que allí no había los «víveres» sufi cientes para acondicionar ni un simple caldo de berzas… Ante la realidad, la tozuda realidad, estáis trabajando a marchas forzadas para ir «tapando agujeros» y no dudo ni un instante de que estáis tomando las medidas necesarias, basadas todas en gastar menos y ser todos más austeros, eso, desde luego, es lo que hay que hacer… no hay  otra… pero que no se olvide tu Gobierno que el paro no dejará de subir, pues aquí, amigo Rajoy, ya no se produce casi nada, somos una sociedad de mercaderes, que compramos fuera «barato» y lo vendemos aquí, algo queda… desde luego… pero… ¿y el valor que se pierde en la elaboración y transformación de todo eso que compramos en otros países?… Pensáis acaso… ¿qué van a surgir empresas para generar puestos de trabajo? ¡Quia! no os hagáis pajas mentales…

Las empresas pequeñas y los autónomos las están pasando muy putas para poder mantenerse, ya que son el blanco en donde los ayuntamientos, las administraciones, tanto autonómicas como del estado, como los sindicatos, clavan sus garras para ir manteniéndose… lógico por otra parte… ¿de dónde van a sacar el dinero si no?... ya… pero cuando se aprieta tanto como pasó y está pasando, la gente tira la toalla y abandona desilusionada. Algún emprendedor, que podría tener interés por llevar a cabo una idea, lo que ve lo desanima… Si no hay nuevas empresas, no hay trabajo… más paro… y otra cosa: si alguien tiene dinero… ¿creéis que va a arriesgarse a crear una empresa?... no, porque sabe que lo van a sablear por todos los costados… aparte de que parece que el empresario siempre es «el malo de la película»… Todos a por él.

Ahora, desde todas las instancias, se echa la culpa a Europa de nuestros males. Creo que eso es no tener sentido de responsabilidad ni ser objetivo. ¿Le prestaríamos dinero a alguien que ya debe mucho porque lo malgastó de una manera bulímica y que sigue pensando que la solución es empeñarse cada vez más?... pues… NO, le pondríamos todas las condiciones del mundo y lo mínimo que le exigiríamos sería ser austeros y responsables con nuestros gastos… El que no vea esto es que está ciego… ¡Ah! la mayoría de los recortes que se están haciendo, creo que son necesarios para salir adelante y la gente, al fi nal, los asume. Lo que no asume es que se siga derrochando y malgastando y hasta llevándose el dinero en las administraciones, en las cajas o en los bancos y nadie diga nada y encima se marchen de «rositas»… ese es el cáncer que hay que extirpar primero, lo demás son ganas de marear la perdiz… Punto…

Publicado en Diario de León el 2 de diciembre de 2012